Generic filters
Search in title
Search in content
Generic filters
Search in title
Search in content

Top 5 de la semana

relacionado

¿Crucificando al Señor de nuevo?: Un estudio de Hebreos 5:11-6:12

 

Por Walter Nutt

.

Introducción

Hebreos 5:11-6:12 es uno de los pasajes más difíciles de interpretar. No hay consenso de su significado. La tradiciónreformada consideraba que los destinatarios no eran salvos —a fin de no lidiar con la posibilidad de que aún los verdaderos creyentes podían perder su salvación (vv. 4-5). Por otro lado, para la tradición arminiana (incluye a la Pentecostal), el problema era la imposibilidad (ἀδύνατον) de ser renovado a arrepentimiento (παλίν ἀνακαινίζειν εἰς μετάνοιαν). La parábola de la agricultura en el 6:7-8, aumentó la dificultad de obtener arrepentimiento al comparar a los que recibieron bendición continua y recayeron con la tierra que recibió mucha lluvia y fue labrada, y aun así produjo espinos y abrojos.

La academia ha interpretado este pasaje de diversas formas. Tertuliano enseñó que se aplicaba a los culpables de un pecado mortal —como adulterio o fornicación— para los cuales no hay restauración. Los seguidores de Novaciano sostenían que la palabra “imposible” se aplicaba a los que habían negado la fe bajo persecución. Ambrosio arguyó que era imposible para los hombres, pero no para Dios el renovar a arrepentimiento en este caso. Juan Crisóstomo enseñó que el rebautismo era imposible a la luz de este pasaje (Harless 2003; Cooper 2009). Juan Calvino relacionó este pasaje con el pecado en contra del Espíritu Santo como también a la doctrina de elección y reprobación divina, asimismo aseveró que nunca fueron salvos (Institutes 3.3.21 cf. Calvin & Owen 2010, 136).

El tema principal del pasaje para los Padres de la Iglesia era, ¿si fuera posible renovar a aquellos que habían pecado después del bautismo? ¿Si se arrepentían, debían ser rebautizados? Hebreos 6:4-6 era clave a mediados del siglo III en la controversia acerca del pecado postbautismal (Allen 2010). Wesley (1984) declaró que era obvio y que cualquier persona sin prejuicio, verá que las expresiones utilizadas son claras y directas, que no podrían referirse a otros, sino a verdaderos creyentes.

Se entiende que la identificación del autor y los receptores de Hebreos no eran relevantes en la interpretación patrística. Sin embargo, después de examinar la controversia que continua desde el inicio hasta hoy, está relacionada a su interpretación. El argumento esencial de este artículo es identificar al autor y sus receptores para esclarecer el debate que envuelve a esta perícopa y al libro en general (Nutt 2016).

También es necesario interpretar esta perícopa a la luz del texto retórico, respecto a las alusiones del Antiguo Testamento considerando en el texto y contexto, y una comparación de este pasaje con las demás advertencias en Hebreos. Involucra un análisis léxico, gramatical, y sintáctico. Además, reconocer al autor y a los destinatarios como clave a resolver el debate en cuestión y que a continuación se explican.

Autor

El estilo es lucano y el documento tiene el mismo estilo que Lucas y Hechos (Clemente 1885). La tradición asocia a Lucas con Antioquia de Siria —esto explica la dedicación de Lucas-Hechos a Teófilo, como un ex sumo sacerdote de Jerusalén residente allí (Allen 2010). El llamado prólogo anti-marcionita al evangelio de Lucas (AD 160-180) declara que Lucas era nacido allí. Eusebio menciona, “Lucas, el que nació en Antioquia, de profesión médico.” En apoyo al destino de la carta a Antioquia de Siria, Hebreos 6:10 menciona que los receptores habían ministrado a los santos. La ofrenda para Jerusalén proveniente de Antioquia mencionada en Hechos 11:27-30 posiblemente se refiere a esto.

Muchos han postulado a Lucas como el autor de Hebreos[1]. La evidencia se basa en su modo de pensar, estilo de dicción, elección de palabras y frases, uso de la Septuaginta, referencia frecuente al ministerio de los ángeles, prominencia a la encarnación y humanidad de Cristo, y el Espíritu como característica de la nueva era escatológica[2]. Alexander Eagar (1904) argumenta que son similares los prólogos de Lucas y Hebreos, y que las epístolas paulinas son similares a los escritos de Lucas, debido a que estuvieron juntos los dos.

Eagar notó que los argumentos a favor de una autoría paulina son también argumentos a favor de Lucas, pero las objeciones a la autoría Paulina no aplican a Lucas. Son similares Lucas, Hechos, y Hebreos pero también con 2 Corintios, Colosenses, y las pastorales. La teología parece paulina, pero el vocabulario y estilo literario tiene muy poco en común con los escritos de Pablo (Nutt 2016).

Quizás el argumento más concluyente en contra de Pablo como autor único está en Hebreos 2:3, que indica que recibió el evangelio de segunda mano, opuesto a Pablo que afirma que lo recibió del Señor mismo. La evidencia que proviene del vocabulario y estilo apoya la tesis que Lucas era el autor de Lucas/Hechos y Hebreos, y también que él fue el amanuense de las pastorales. Brown (1923) sostiene que el autor era Lucas en colaboración con Pablo. A esta postura le apoyan Bornhauser (1932), Clarkson (1947), Ketter (1950), Spicq (1952), Braun y Sandegren (1955), y Rissi (1987).

Por otro lado, Daniel Wallace (erudito destacado en gramática griega) apoya la idea de dos autores para el libro de los Hebreos (1996). El autor de Hebreos se asocia con su audiencia frecuentemente (2:1, 3; 3:6; 4:2, 11, 13, 14; 7:26; 10:10, 19; 21:1). Esta carta es única en el Nuevo Testamento —en las demás, el autor utiliza la primera persona singular en la primera mitad de las epístolas. En Hebreos no se utiliza la primera persona singular “me” (objetivo) hasta el capítulo 11:32 y después solo en tres lugares (13:19, 22, 23). Wallace sostiene que esto es muy inusual y que sugiere que Hebreos tenía por los menos dos autores— y uno era más conocido a los receptores.

Destinatarios

Hebreos 13:23-24 contiene claves para identificar al autor, destinatarios, y fecha. Entre ellas, el autor y los destinatarios eran asociados con Timoteo, quien es mencionado como “nuestro hermano.” Después, ambos el autor y Timoteo tenían planes de visitarlos pronto. Tercero, Timoteo había sido encarcelado y después soltado. Cuarto, el autor está en el mismo lugar que Timoteo, pero él mismo no fue encarcelado. Quinto, los receptores fueron exhortados a saludar a sus líderes, sugiriendo numerosos hermanos y que eran un subgrupo de la iglesia. Sexto, el autor envía saludos de los creyentes en Italia. Entonces, se propone (apoyando a Allen) que Lucas escribió Hebreos desde Roma después de la muerte de Pablo y antes de la destrucción de Jerusalén en AD 70.

Determinar el autor era importante porque esclarece quienes eran los destinatarios. Identificar el autor y los destinatarios, eran lo único que falta consensuar en las diferentes interpretaciones del libro de Hebreos. Clarke (1933) detectó similitud entre Lucas/Hechos y los Macabeos. Esto apoyaría la idea que los receptores que eran ex-sacerdotes. Brown (1923) fue el primero en sugerir que un grupo de ex-sacerdotes eran los receptores de Hebreos. Guthrie (1983) considera que los receptores eran un subgrupo de una congregación más grande. Hebreos 5:12, 10:25, y 13:24 corroboran esta teoría. Allen arguye que eran ex-sacerdotes que tenían alguna responsabilidad en la crucifixión de Jesús. En 1923, J.V. Brown ofreció la solución de que los receptores eran un grupo de sacerdotes que se habían convertido—mencionados en Hechos 6:7.

Pablo escribió 2 Timoteo al estar encarcelado en Roma en el año AD 66 o 67 donde alude a su ejecución inminente. En 2 Timoteo 4:9 dice, “procura venir pronto a verme.” A Pablo le decapitaron y a Timoteo lo encarcelaron. Hebreos 13:23 dice. “sabed que está en libertad nuestro hermano Timoteo.” En 2 Timoteo 4:11 Pablo declaró, “solo Lucas está conmigo.” Esto coloca a Lucas con Pablo al morir no más después que el 9 de junio de AD 68, la fecha del suicidio de Nerón.

Alusiones del Antiguo Testamento

El autor de Hebreos asume que su audiencia tenía conocimiento extenso del Antiguo Testamento. Contiene treinta y cinco citas de la Septuaginta, y treinta y cuatro alusiones a la misma. Por lo que, la audiencia del libro de Hebreos, tenían el problema en la manera que interpretaban el Antiguo Testamento. No sabían si seguir en su interpretación a los rabinos o a los cristianos. Los cristianos interpretaban el Antiguo Testamento a la luz de la nueva revelación de Jesús como el Mesías[3] y su interpretación de la ley (Tenney 1961; Nutt 2022). Guthrie (1983, 37) consideraba que un propósito primordial del libro de Hebreos era enseñar un método para interpretar correctamente el Antiguo Testamento. Además, consideró que los receptores eran de una secta de Qumran (una variación Saducea de los Esenios) y que su método Pesher causaba distorsión en su exégesis.

En Hebreos hay una dependencia exclusiva en la LXX. Es el único libro del NT que cita exclusivamente de esa versión del AT. En Hechos 7, Esteban hace lo mismo. Ambos Lucas y el autor de Hebreos prefieren λεγει para citas del AT. En los escritos Paulinos se usó alternado entre λεγει y γεγραπται (Fitzmeyer 1992).

En Hebreos 2:2-3 el autor utilizó un razonamiento llamado qal wahomer (menor a mayor) para advertir del peligro. El menor era la comunidad Sinaítica que recibió el Tora por medio de ángeles, y era juridicamente vinculante (βεβαιος), requiriendo que toda transgresión de la ley de Dios sea castigada —recibiendo justa pena (2:2). La revelación mayor fue el mensaje del evangelio revelado por medio de Jesús. Había paralelo entre los que conocían la verdad, pero no les importaba lo suficiente (Osborne 2007). Asimismo, los pasajes de advertencia en Hebreos desarrollan el tema de la rebelión de Cades Barnea y enfatizan que no eran solo instrumentos retóricos. Todos los pasajes de advertencia eran con lenguaje severo y la seriedad del tema muy claro.

Resultado del análisis léxico, gramatical, y sintáctico.

La palabra griega para “estrella” tiene dos formas en el NT, ἀστήρ y ἄστρον. Ambos eran comunes en la LXX. ‘Aστήρ era utilizado sólo por Lucas y Hebreos y ἄστρον era utilizado por los demás autores (Allen 2010). El verbo ἔρχομαι era común en el género narrativo y se encuentra frecuentemente en las Escrituras de Lucas y en Hebreos, pero muy raro en Pablo. Esto tiene importancia porque las Escrituras de Lucas son mayormente narrativa pero no asi Hebreos.

Hay otras palabras como ἱερεύς (sacerdote) que ocurre catorce veces en Hebreos y nueve veces en Lucas y Hechos, pero nunca en Pablo. El nombre ἀρχιερεύς (sumo sacerdote) ocurre setenta veces en Hebreos, treinta y siete veces en Lucas, pero ni una vez en Pablo. Allen concluye que las similaridades de léxico que caracterizan a Lucas, Hechos, y Hebreos sugieren que hay un solo autor de los tres libros. Solo el estilo de Lucas, Hechos y Hebreos se aproxima al nivel del griego clásico (Allen 2010).

Sin embargo, Wallace (1996, 30) coloca a Hebreos, Lucas y Hechos en la cima de la lista de libros por su calidad de griego Koiné. Por otro lado, Brown (1923, 513) demuestra como 99% de las mil palabras que componen el discurso de Esteban aparecen en Hebreos. En el discurso de Esteban (relatado por Lucas en Hechos) hay 301 palabras únicas que solo son encontradas en Hebreos. Sobre el uso de la Septuaginta (LXX) en Hebreos, de todo el Nuevo Testamento, solo Hebreos cita exclusivamente de la LXX.

Si los receptores de Hebreos estaban en Antioquia, y si eran ex sacerdotes judíos, habría interés en la literatura de los Macabeos (literatura sacerdotal judía), porque Antioquia era un centro de interés religioso en la literatura de los Macabeos (Allen 2010, Burch 1936). Entonces el vocabulario compartido de Lucas, Hechos, y Hebreos es más evidencia a favor de una autoría Lucana. Cuarenta por ciento (40%) del vocabulario de 3 Macabeos es recurrente en Hechos. 43% en Lucas, y 28% en Hebreos.

Ambos Lucas y Hebreos utilizan el nombre θεὀςcon λέγει(dijo) —jamás encontrado en el corpus paulino. El hebraísmo λεγῶν“diciendo” ocurre en Hebreos y Hechos—nunca en Pablo. La frase “el Espíritu Santo dice” como fórmula para una citación ocurre dos veces en Hebreos y dos veces en Hechos, pero nunca en el corpus paulino. El énfasis en Dios hablando es más determinante para el autor de Hebreos como también de Lucas-Hechos. Es evidente que para Lucas las Escrituras son más habladas que escritas.

 

Texto retórico

Hebreos contiene una perspectiva sacerdotal. El tema principal del libro es el sumo sacerdocio de Cristo. En Hebreos 10:19-22, los lectores son exhortados a “entrar en el lugar santísimo” con sus corazones “purificados de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.” Esta era forma de expresarse sacerdotal seria valorado por ellos. También se les exhorta a ellos que deberían ser ya maestros. Esto está de acuerdo con el rol de sacerdotes en ambos, Antiguo y Nuevo Testamento. Santiago 3:1 enseña claro que no son todos los creyentes que deberían ser maestros.

Los sacerdotes en Jerusalén estaban acostumbrados al esplendor de la adoración en el templo. Como cristianos, ellos habían perdido sus privilegios materiales y sacerdotales como hijos de Levi. Se habían separado de su gente y eran forzados a dejar su ministerio. Fueron reducidos al status de gente común y perseguidos como miembros de una secta impopular. Desanimados, pues eran tentados a volver al judaísmo (3:12-14; 6:4-6; 10:39; 12:12-13; 13:5-6). Ellos gozaban de un privilegio superior (Hebreos 13:10) —de comer de un altar de la cual no pueden comer los que no sirven en el tabernáculo. Era la participación en el Cristo sacrificado— los sacerdotes inconversos no gozaban de este privilegio. Vemos un contraste a través del libro de hebreos entre dos categorías de sacerdotes: los que seguían a Moisés y los que seguían a Jesús. No es un contraste entre creyentes e incrédulos.

Es significante que Josefo menciona que Antíoco rehusó que los judíos observen el Sábado en Antioquia (Antiquities, XII, 120). Hebreos 4:1-10 se refiere al sábado y al descanso que viene todavía. Este tema hubiera sido de agrado a los judíos de Antioquía en ese tiempo.

La descripción vívida del peligro mencionado en Hebreos 6:6 (“crucificando de nuevo al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio público”) y en el 10:29 “¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?” Se entiende mejor a la luz de los receptores que habían participado en la muerte de Jesús y de Esteban. Es claro por las Escrituras que fueron los sacerdotes los que planearon esas muertes.

Hebreos 6:4-6 confronta al oyente con ἀδύνατον γὰρ“porque es imposible”). La frase entera utiliza el tema de lo imposible — común a todos los géneros de retórica. El γάρ introduce el tema entimemático de Hebreos 6:1-6 (DeSilva 2000). Cuando oradores Greco-Romanos del primer siglo aseveran que algo es imposible, era porque no era humanamente posible. Había una relación entre el ser inexperto en la palabra de justicia, tener los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y el mal, no recaer, y la imposibilidad de ser renovados a arrepentimiento por la continua crucifixión y exposición a vergüenza al Señor. Para un grupo de creyentes judíos (especialmente ex sacerdotes) esto significaría, retornar a los ritos sacrificiales del sistema Levítico. Los sacrificios eran tipos que eran eficaces solo a través del antitipo (Jesús) y como tal, tenían una sustancia subyacente cuando eran acompañados por la fe.

Παραπέσοντας (recayendo) presenta un artificio retórico llamado paraprosdokian (resultado inesperado). Los que —“fueron iluminados, gustaron del don celestial, fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, gustaron de la buena Palabra de Dios y los poderes del siglo venidero” —no deberían nunca recaer. En otras instancias de Hebreos, se describe como “descuidar una salvación tan grande” 2:2, “un corazón malo de incredulidad” 3:12, “retroceder” 10:38, “dejar de alcanzar la gracia de Dios” 12:15, “vender la primogenitura por una comida” 12:17 (DeSilva 2000).

Entonces, el análisis de “crucificando de nuevo para sí mismos”, es un participio adverbial, causal, presente, activo con un pronombre reflexivo. Demuestra la razón porque es imposible “ser renovados a arrepentimiento.” La frase “τὸν υἱὸν τοῦ θεοῦ” es enfático y aumenta la solemnidad de la advertencia (Ellingworth 1993). Es razonable inferir que, si los sacrificios levíticos representaban a Jesús y fueron consumados en Él, entonces el regresar a los sacrificios del AT serian equivalentes a hacer que la cruz sea nula, sin efecto, y sin valor.

La metáfora desde la agricultura de Hebreos 6:7-8, ilustra el argumento de lo contrario —un dispositivo retórico. Presenta una analogía que ayuda al oyente a entender, por qué es imposible restaurar a arrepentimiento a uno que ha caído bajo los términos de Hebreos 5:11-6:12 (DeSilva 2000). El autor nota que Dios recuerda la vida de los que le sirven “habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.” En efecto, “διακονύσαντεςes un participio aoristo, utilizado en el mismo contexto con “διακονοῦντες, participio presente. Dios proveerá lo necesario para avanzar a la madurez por su amor, por su nombre manifestado y por su servicio. Ahí, parte de la clave a la interpretación del pasaje es la frase “y esto haremos si en Dios en verdad lo permite” del 6:3.

Conclusión

Para resolver las preguntas que surgen de este pasaje difícil de interpretar, fue necesario determinar los siguientes: ¿quiénes eran los receptores? ¿cuál era el pecado que se le pedía evitar? ¿por qué era imposible el arrepentimiento? ¿cuál es el marco conceptual producido por las alusiones del AT en el texto? ¿cuál es la relación de Hebreos 5:11-6:12 con los cinco pasajes de advertencia presente el en libro de los Hechos.

Se arguye que Lucas fue el autor de Hebreos con la teología de Pablo y que los destinatarios probablemente eran ex sacerdotes judíos. Este pasaje dirije lenguaje severo a aquellos que habían recibido bendición de su amo y Señor, al cual le debían lealtad y producción (fruto). El peligro era soteriológico para este grupo de sacerdotes bajo presión de volver al judaísmo y a su sistema sacrificial.

La imposibilidad (instrumento retórico) de ser renovados, era aumentada por su probable participación en la crucifixión del Señor y la muerte de Esteban. El marco conceptual subyacente del pasaje era la rebelión de Cades-Barnea. Así como esa generación endureció su corazón y fueron incapaces de arrepentimiento y perdieron su galardón, lo mismo era posible para los receptores de Hebreos. Todos los pasajes de advertencia de Hebreos ocurren en perícopas que contrastan el sacerdocio de Jesús con el sacerdocio y leyes judías. Se resume el peligro en 10:26-31, “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.”[4]

Bibliografía

Allen, David L. 2010. Lucan Authorship of Hebrews. The New American Commentary.

Nashville: B & H Publishing Group. Kindle Edition

Brown, J. Vallance. 1923. The Authorship and Circumstances of Hebrews—Again!

Biblioteca Sacra 80.

Burch, V. 1936 The Epistle to the Hebrews, its Sources and Message. London: Williams

& Norgate.

Calvin, John, and John Owen. 2010. Commentary on the Epistle of Paul the Apostle to

the Hebrews. Bellingham, WA: Logos Bible Software.

Clark, Andrew. C. 1933. Acts of the Apostles. Oxford: Clarendon.

Clement of Alexandria. 1885. Fragments of Clemens Alexandrinus. In Fathers of the

Second Century: Hermas, Tatian, Athenagoras, Theophilus, and Clement of Alexandria (Entire), edited by Alexander Roberts, James Donaldson, and A.      Cleveland Coxe, translated by William Wilson. Vol. 2. of The Ante-Nicene            Fathers. Buffalo, NY: Christian Literature Company.

Cooper, Derek. 2009. Reformation Responses to Novatianism: 16th–Century

Interpretations of Hebrews 6:4–6. Journal of Theological Interpretation 3.2:261–  279.

DeSilva, Davia. 2000. Perseverance in Gratitude: a Socio–Rhetorical Commentary on

the Epistle to the Hebrews. Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans Publishing Co.

Eagar, Alexander. The Authorship of the Epistle to the Hebrews. Expositor (6th series)

10 (1904): 74–80, 110–23.

Fitzmyer, J. 1992. The Use of the Old Testament in Luke–Acts, SBLSP. Ed. E. Lovering. Atlanta:

Scholars Press.

Guthrie, Donald. 1983. Hebrews: An Introduction and Commentary. Tyndale New

Testament Commentaries. Downers Grove, IL: InterVarsity Press.

Harless, Hall. 2003. Fallen Away Or Fallen Down? The Meaning of Hebrews 6:1–9.

Chafer Theological Seminary Journal 9:1 (Spring) Logos Bible Software Edition.

Nutt, Walter. 2022. The Relationship between the Isaianic New Exodus and the Baptism with the

Holy Spirit. Unpublished dissertation presented to Global University. Disponible en Theological Research Exchange Network.

Nutt, Walter. 2016. Crucifying the Lord Again: Greek Exegesis of Hebrews 5:11-6:12.

Unpublished thesis presented to Global University. Disponible en Theological Research Exchange Network.

Osborne, Grant R. 2006. The Hermeneutical Spiral: A Comprehensive Introduction to

Biblical Interpretation. Downers Grove, Illinois: IVP Academic.

Wallace, Daniel B. 1996. Greek Grammar Beyond the Basics. Grand Rapids: Zondervan.

Autor:

Dr. Walter Ray Nutt

Docente de Griego y Exegesis en la Universidad Evangélica Boliviana

Docente de Posgrado Universidad Global

Doctor en Ministerio en Estudios Bíblicos y Teología – Universidad Global

Master en Artes en Estudios Bíblicos Nuevo Testamento – Universidad Global

Diplomado en Estudios Interculturales – Universidad Evangélica Boliviana

Licenciatura en Estudios Interculturales – Universidad Unidad

Licenciatura en Biblia y Teología – Universidad Global

 

[1] Históricamente muchos han postulado a Lucas como autor (Orígenes, Calvino, Grotius, Stein 1842, Kohler, Conder 1845, Ebrard 1853, Delitzsch 1857, Godet 1869, Cowles 1878, Zenas 1887, Lewis 1898, Alexander 1898, Westcott 1892, Dollinger 1866, Zill 1879, Huyge 1901, Eagar 1901, Brown 1923, Morgan 1924, Jones 1955).

[2] véase Νutt 2022 para discusión sobre Lucas y el nuevo éxodo Isaínico en relación al Espíritu y la nueva era escatológica.

[3] Lucas diseña Lucas-Hechos con la presuposición del cumplimiento escatológico del nuevo éxodo Isaínico. Incluye la restauración y reunificación de Israel y la inclusión de los Gentiles (Nutt 2022)

Source

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

CONOZCA .ORG
CONOZCA .ORGhttps://conozca.org
Conozca.org es un portal que ofrece contenidos cristianos de ministros y pastores que escriben para bendecir a la iglesia. aqui compartimos algunos temas de interés, esperando sea de bendicion para tu ministerio. todos los derechos son respetados de quien los reclame.

Tendencia

Send this to a friend