Generic filters
Search in title
Search in content
Generic filters
Search in title
Search in content

Top 5 de la semana

relacionado

(5) ENFRENTANDO LAS TENTACIONES CARNALES por Mark Finley consejos bíblicos

Enfrentando las tentaciones carnales,
“La exposición de tus palabras alumbra.”

Salmo 119:130

La tentación a veces parece ser irresistible. Es así especialmente cuando la tentación nos impulsa o insta. Puede parecer que es imposible vencer las adicciones que se han cultivado a lo largo de años de malas decisiones. Los hábitos que se han arraigado profundamente en cada aspecto de nuestro carácter pueden parecer casi irreversibles. Pero hay ayuda. Hay liberación. Hay una solución. Las poderosas promesas de la Biblia proveen respuestas seguras.

Promesas para ser librados de la tentación

“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo”. Efesios 6:10-11

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”. 1 Corintios 10:13

“Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”. Romanos 6:14

Principios para enfrentar las tentaciones carnales

  1. Examine su propio corazón honestamente, pidiéndole a Dios que le dé el deseo sincero de entregar su pecado a Dios.
    (Santiago 1:13-14; Hebreos 10:22)
  2. Confiese el pecado a Dios honestamente. Confiese en forma específica.
    (1 Juan 1:9; Isaías 43:25)
  3. Pida fuerzas a Dios para hacer frente a la tentación. Frecuentemente se obtienen las fuerzas para enfrentar la tentación antes de que aparezca una tentación. (Hebreos 4:15-16; Colosenses 1:10-12; Filipenses 4:13)
  4. Tome la decisión de evitar la fuente de su tentación. Aléjese de lo que le está haciendo tropezar para poder resistir al dia blo lo más posible. (Santiago 4:7-8)
    • José clamó: “¿Cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?”

      (Génesis 39:9)

    • Daniel propuso en su corazón servir a Dios. (Daniel 1:8)
  5. Detenga la tentación lo más pronto posible. Una vez que se dé cuenta que el curso de sus pensamientos está llendo en cierta dirección, entregue su vida a Dios una vez más. (Colosenses 3:1-3; 1 Corintios 10:4-6)
  6. Tome la decisión de que en su vida nunca hará nada deliberadamente que desagrada a Dios. (Juan 8:29; Hebreos 10:7; Mateo 26:39)
  7. Reconozca que la tentación no es un pecado. Puede sentirse tentado o tentada por mucho tiempo. Puede ser que los impulsos de hábitos viejos todavía estén presentes. El pecado llega en el momento de la complacencia, no en el momento del deseo. Acepte la victoria de Dios por fe y viva en el gozo de la victoria divina.

    (Santiago 1:15; 1 Juan 5:4)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

AsambleasMEX
AsambleasMEXhttps://asambleasmex.com
Admin y soporte del los contenidos del sitio web. El responsable del mismo es el Pbro. David Gamboa Uribe. algo mal? o sugerencias? email: contacto@asambleasmex.com

Tendencia

Send this to a friend